Premier: “O Death” y “All the Way” de los póximos discos de Diamanda.

0
233

“Escuché a Adele y creo que tiene una gran voz.. es una gran cantante. Eso es todo. Punto” La cantante avant-garde exclama.

Diamanda Galás habla acerca de sus dos nuevos discos en años. All the Way y At Saint Thomas the Apostle Harlem.

Compositora, vocalmente poderosa, ícono del avant-garde, Diamanda Galás – héroe para los jazzistas modernos y bandas de metal pesado – regresa con dos discos, los primeros en casi 10 años de ausencia.

El primero, All the Way, contiene estándares de jazz, blues y folk, interpretados en el estilo característico de Diamanda. Con virtuosismo, emoción apocalíptica y técnicas vocales sin par, Diamanda rediseña canciones que fueron famosas en las voces de Frank Sinatra y Johnny Paycheck.

At Saint Thomas the Apostle Harlem reúne una serie de nueve “canciones de muerte”, grabadas durante 3 presentaciones (totalmente agotadas) en el Red Bull festival en Nueva York. Ambos trabajos verán la luz el 24 de marzo (los primeros desde Guilty Guilty Guilty en 2008) bajo el sello discográfico Intravenal Sound Operations, sello propio de Galás.

La vorágine que representa “O Death”, grabada en 2005 en el festival All Tomorrow´s Parties, organizado por The Mars Volta, nos presenta a una cantante que emplea emoción, explosivas improvisaciones y un desenvolvimiento radical a la máxima potencia. Mientras que en “All the Way”, cover de la canción que Sinatra hiciera famosa, nos hipnotiza con notas largas y cristalinas que perforan el cielo en hermosos arcos.

Rolling Stone habló con la cantante, e intentó averiguar lo que hay dentro de sus dos nuevos trabajos.

¿Estas nuevas grabaciones comenzaron cuando regresaste a Nueva York hace unos años?

No. Empecé las grabaciones años y años atrás, junto con otras que aún no son publicadas, pero que lo serán… Desde el 2003, he estado yendo y viniendo a la casa de mis padres porque ambos se enfermaban al mismo tiempo. Mi padre murió y, en seis meses, me enteré que a mi madre le quedaban dos años de vida. Me mudé a San Diego cargando 360 cajas; me mudé con mi madre. Me dije: “no más conciertos. No dejaré a mi madre”. Hice aproximadamente 4 conciertos en 5 años. Tuve una buena oportunidad en Polonia, en el teatro Polski, para crear este nuevo material. Pero nunca dejé a mi madre porque sentía que en cualquier momento ella moriría.

Y así es la cultura griega. Tuve que trabajar para cambiar esa costumbre. Y lo hicimos con ayuda de mi madre. Prácticamente me dividí en varias personas durante 5 años por mi madre ¿Puedo decir algo? ¡A la mierda la industria de la música! (Risas). Mi madre es la única que tendré. Ayudar a mi madre a salvar su propia vida era más importante que dar un concierto para un conjunto de extraños en París.

¿Sabías que el mayor miedo de los griegos es el de la muerte de sus madres? Ese miedo nos ha sido inculcado desde que somos muy jóvenes. Mάνα [“mana”] que significa madre. A-“mana”-s es de hecho el principio de mi interpretación de “O Death”. Hago largos amanes. Es una improvisación que proviene del medio oriente… mucha gente que fueron deportados (de 1915 a 1923), en lo que fue básicamente un genocidio, cantaban amanes. Toda su cultura cantaba amanes. Toda la cultura giraba en el entendido de que, en cualquier momento, podíamos ser deportados. En cualquier momento podíamos ser aniquilados.

Rolling Stone tendrá la premier del material nuevo…

¿Puedo sugerir algo? “O Death” tendría que ser la primera. Es el track más elaborado. En esa canción, escucharás jazz, bebop, el blues, las influencias de Nueva Orleans – escucharás prácticamente todas mis influencias musicales en una sola canción.

Entonces, hablemos de “O Death” y su interpretación.

Te mostraré lo que es realmente mi interpretación porque lo demás sería meramente académico. ¿Cuál es el punto? Es lo que es. (Galás pone sus manos en la mesa, cierra sus ojos, y permanece callada por 15 segundos). De pronto, todo está detrás de mi cráneo y recorre todo hasta la parte frontal. Bam! Y después el piano y la voz: hacen lo que les fue indicado. No hago nada. No estoy haciendo nada. No estoy tratando de hacer nada. Decir que aquí estoy. Empiezo con los amanes. Después, comienzo con lo que algunas personas se han encargado en llamar “inflexiones microtonales”. ¿Qué demonios saben de inflexiones microtonales? No son microtonos, son melodías complicadas, eso es lo que los amanes son. Es microtonal, pero nosotros no utilizamos esa palabra. Así que empiezo esto (comienza a cantar), lo que origina algo más.

De pronto se escucha una nota aguda ¿por qué? Porque siento la emoción. Después hay un trino, entonces hay otra nota aguda… entonces, tal vez, decidas adentrarte en una relación semi-tonal por lo que decidas hacer dos trinos al mismo tiempo, yendo hacia los multifónicos. Ahora, se generan octavas superiores (por el rango de los multifónicos), lo cual sostienes mientras que en el bajo se toca una figura en obstinato. Eso está bien, regresas a los amanes, en voz grave. Empiezas el texto, interrumpes el texto, regresas a los amanes. Regresando y continuando una larga y ligada melodía. No, no se rompe por la necesidad de respirar porque tú sabes cantar. Así que la técnica dicta el camino. No lo interrumpes porque no tienes por qué interrumpirlo porque tú sabes cantar. ¡Tan sólo lo mantienes! Y después lo rompes. Lo rompes y lo vuelves a romper, desmembrándolo y juntándolo de nuevo hasta que se vuelva una nueva forma de vida. Y después lo vuelves a dividir. Después se vuelve grande, y más grande, y más grande y masivo, y lo cortas de nuevo hasta dejarlo en un sonido desgarrado. ¿Entiendes a lo que me refiero?

ESCUCHAR A MÁXIMO VOLUMEN SOLAMENTE

Y eso es lo único que puedo decir acerca de la manera en la que canto. Esa pieza en particular (“O Death”) porque es muy compleja. Es como estática. Toda esta mierda en la calle, todos esos insultos de cualquier hijo de puta palidecen ante el gran momento de equidad que les exprimes desde el cuello. Como (Henri) Michaux, el escritor Belga, que escribió maldiciones. Escribió hechizos pensados para la acción. Él dice: “no escribo para hacer poesía. Esto fue escrito para forzar. Y puede que no sea venganza, puede ser una acción”. Y es por eso por lo que él vivió.

Cuando terminé esa presentación, había sangre por todo el piano. No pude imaginar por qué. Lo que había hecho era romper mis uñas, todas, cuando estaba tocando. No había disfrutado tanto una presentación en mi vida.

Existe una versión de “O Death” en el otro disco de Harlem ¿por qué dos versiones?

Cuando tienes a dos hijos de puta, mantenlos; no te deshagas de ninguno. Esas dos versiones de “O Death” son mis diamantes. Las amo a las dos. Son mis bebes. Es una tradición en el blues o en el jazz tener diferentes versiones de una canción en el mismo disco o en otro. No es una cuestión de rock & roll. Eso es sólo por el dinero. Aquí lo que cuenta es la música.

ESCUHAR A MÁXIMO VOLUMEN SOLAMENTE

¿Qué recuerdas de tus presentaciones en Harlem?

No recuerdo nada. Nunca lo hago. Dos días después del show, todo se termina para mí. Muy triste, realmente. Me mandaron las grabaciones de dos conciertos porque me puse de acuerdo con Red Bull con los derechos para transmitir el show, pero a mí no me gusta eso porque no hay manera de rebobinar. De cualquier manera, cuando escuché estos, me sorprendieron. Inmediatamente dije, “Lancemos esto junto con el otro material”. El otro disco es más invertido e introvertido. Y esa fue la verdad de ese tiempo y de mi interpretación de esas canciones. La canción “Thrill Is Gone” (del disco All the Way) es una espina dorsal rota. Un acorde roto en partículas. Incómodo, como el acto de ser perdonado. Soy honesta.

Eres mejor conocida por un estilo de canto muy caótico, pero sostienes más notas largas en estos discos. ¿Hay un cambio en tu estilo o existe una lógica detrás de eso?

Lo haces porque puedes. Cuando era joven, no podía sostener esas frases tanto como yo quería. Ahora lo hago porque puedo.

¿Por qué puedes hacer eso ahora?

Cuando mantienes la estamina y aprendes a cantar bien, tan sólo puedes mejorar. ¿Cómo fue tu comienzo al escribir de música?

Bueno, crecí en los suburbios y todo lo que tenía eran las revistas de Spin y MTV.

Tienes suerte porque tuviste las 2 peores opciones en tus manos. Tuviste los dos modelos del imperio Disney. En 1984, vine e hice una presentación con la filarmónica de Nueva York; me pidieron que hiciera mi maldito trabajo. Me presenté con los compositores más reconocidos en el mundo, y justo, después de eso, MTV logra un éxito masivo. Me di cuenta de eso y dije “por Dios, este es el final de la música mundial como todos la conocen”. Después de todo el trabajo que cualquiera hubiera podido hacer por la música, básicamente, todo sería liderado por modelos y bailarines. Y eso es lo que tenemos ahora. No digo que algunos no tengan grandes voces. No estoy tratando de decir eso. Tampoco sé de lo que estén hechas esas voces porque hay muchos procesos inmiscuidos. Pero no es como cuando… ¿sabes quién es Miki Howard? “Bitter Earth” es una gran canción. Eso pasó cuando realmente teníamos cantantes reales. Como Gladys Knight. Esa es una cantante real.

¿Has escuchado a Adele?

De hecho, cuando escuché a Adele, pensé que tenía una gran voz. Lleva su registro medio al máximo y lo hace verdaderamente bien. Es una gran cantante. Eso es todo. Punto. Me gusta su personalidad. Me gusta el hecho de que se defienda diciendo “No, no”. No es como Twiggy, ¿cuál es el nombre de esta cantante de country que no puede cantar?

Taylor Swift.

(Voz nasal) Escucho esa voz y digo “cariño, hay tantas cosas que puedes hacer con eso. Puedes abrir tu boca (tose) para otro tipo de actividades, pero por favor no cantes. ¿Por qué estas cantando? Adoré a Amy Winehouse. Ugh! Eso me hizo llorar. No pude resistirlo. Pude entenderlo desde mi única trinchera, siendo diferente a ella, lo puedo entender aún.

Tienes una reputación de ser un poco hermética.

¿Un poco?  ja!

¿Qué haces para divertirte?

Lo que hago actualmente al final del día, mi actividad favorita, es pintar. Me gusta emplear un conjunto de líquidos que no son nada ortodoxos y hacer arte. Después tan sólo me gusta un poco de mierda en la televisión. Esa es mi manera de relajarme, y realmente me gusta. No soy una persona sociable para nada. Puedo ser sociable después de una presentación hasta cierto punto, y eso es todo. No he aprendido los talentos sociales de (voz arrogante) ir a fiestas y sentarme ahí. Es más o menos la imagen de la chica observando una colección de libros.

Creo que pasar largo tiempo a solas es uno de los grandes lujos que aún nos quedan. Hay muchos países, en donde se espera que compartas todo con todos a cualquier hora. Y yo… no soy ese tipo de gente. Ni siquiera vivo con alguien. No veo el punto. ¿Por qué tendría que casarme y tener hijos? Ya está hecho. No digo que sea algo malo para aquellos que se comprometen con eso, pero no es mi estilo de vida.

Tus trabajos contienen constantes alusiones a la muerte y a la tristeza. ¿Existe algo que te guste que a cualquiera le pueda sorprender por ser algo muy … felíz?

Don Rickles es mi héroe.

 

Fuente: http://www.rollingstone.com/music/features/diamanda-galass-on-new-music-adele-taylor-swift-don-rickles-w461868

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta