Diamanda Galás medita sobre la muerte

La compositora y cantante avant-garde, conocida por su teatral y acrobático uso de la voz, ofrece a Nueva York una rara visita. Por Kurt Gottschalk

2
620

Diamanda Galás medita sobre la muerte en su nuevo gran trabajo.

Han pasado 10 años desde que la cantante Diamanda Galás ofreció un último show en la ciudad de Nueva York y 25 desde su infame Misa de la Plaga en la catedral de San Juan el Divino, evento que condenó a la iglesia católica por no tratar la crísis del SIDA. Una pianista poderosa con un rango vocal de tres y media octavas, Galás no es menos que intensa, aún si está interpretando una canción griega de lamento o si se trata de un blues de Blind Lemon Jefferson. Durante la última década, Galás ha estado preparando una pieza mayor mientras ayuda a su madre enferma en California. Nos encontramos con ella antes de sus conciertos en la ciudad de Nueva York -en otra iglesia (que ha sido cerrada desde 2003)- como parte del Red Bull Academy Festival.

¿Dónde has estado la última década ?
Nunca he creído que deba mandar un comunicado de prensa a Nueva York diciendo: “Lo siento, pensé que era más importante estar con mi madre”. La vida es más complicada que sólo hacer conciertos. Hay muchas cosas que les pueden ocurrir a las personas que amas. Cuando estuve trabajando en La Misa de la Plaga, lo dije muy muy claro: si alguien que amas está muriendo, tú debes de comprometerte. Puedo decirlo ahora ya que mi madre se está recuperando, pero es muy dificil cuando tu madre tiene 88. El tiempo se convierte en duda.

¿Cómo es que decidiste presentarte en la iglesia de Santo Tomás el Apóstol?
Red Bull me lo sugirió. Me llevaron a varios sitios y opté por el lugar que consideré que tenía el ambiente y el delay que me gusta. Este lugar es inusual; es muy diferente de San Juan el Divino; tiene su propia belleza.

¿Qué podemos esperar de tus próximos conciertos?
He trabajado en una pieza muy larga -dura casi dos horas- en los últimos tres años. Se llama “Fever Hospital“, pero no presentaré eso en Nueva York aún. El show en esta ciudad incluirá dos poemas suicidas de Cesare Pavese. Él se suicidó, y estos poemas fueron escritos semanas antes de que pasara. Después, interpretaré una pieza escrita por Ferdinand Frelligrath -era el poema favorito de Marlene Dietrich– trata de lo que pasa cuando muere una persona que amas, no sabrás si has sido perdonado, si han quedado en buenos términos. Se la dediqué a mi madre hace algunos años. También interpretaré un par de canciones de Jacques Brel.

Cuándo escucharemos “Fever Hospital” ?
Sigo buscando produtores en los Estados Unidos que hagan más que presentar un trabajo que ya está hecho. No pagaré por eso. “Oh, lo siento, no tenemos el dinero suficiente para que trabajes en esa pieza dos o tres veces semanas en nuestro estudio, pero tenemos el dinero para presentarlo” ¿No es eso ridículo ? Como siempre, trabajaré en europa donde me pagan por crear, lo mismo que hacen muchos artistas que se van a europa a crear para después traer sus trabajos a Nueva York. No quiero hacer de esto una farsa.

2 COMENTARIOS

  1. Bendiciones para ti y tu Madre,tu compromiso,el amor y lo amargo dulce de tus afirmaciones en tiempos de duda.Te agradezco infinitamente por ser una fuente de inspiración en todos los aspectos de mi vida…respírote aman aman aman aman aman 😉

Dejar una respuesta