El cabreo de una Diva

1
404

Diamanda Galás
El cabreo de una diva
Por: paisajeselectricos

Diamanda Galás podría haber triunfado en el mundo de la ópera, podría haber continuado el canon artístico, seguir la línea recta de la tradición, ser otro gran nombre para una élite cultural (y económica). Sacaría rédito de su voz, y adaptaría de vez en cuando, con arreglos sencillos y comerciales, alguna tonada Pop, intentando asaltar a un público acostumbrado a las modas de usar y tirar. Pero, igualque cualquier mitotrágico griego incrustado en el subconsciente colectivo, prefirió arriesgarse, dar lo mejor de sí misma en un obscuro, difícil camino. Creando ideas preconcebidas sobre su obra y personalidad. Encontrando, en sus años de madurez, trabas. Sintiéndose incomprendida. Y, a pesar de todo, sintiendo que no hay nada más fascinante en el mundo que ser ella misma, Diamanda Galás, la última Diva posible.

Algunos, los más cinéfilos, la conoceréis por los alaridos que puso en la banda sonora del “Drácula” de Coppola. Otros, siguiendo la estela del tripulante más tímido de Led Zeppelin, por su proyecto junto a John Paul Jones. En su gran mayoría de difícil audición, sus álbumes serían lo que cualquier tío perfecto hubiera regalado a Mike Patton en su niñez. Extraños, con poca o nula melodía, y ajenos a los convencionalismos reinantes. Demasiado truculentos y desagradables para los góticos, demasiado histéricos para los alternativos, demasiado experimentales para los degustadores de grandes voces. Su debut, “Litanies Of Satan” es un ejemplo claro de sensación extrema. Hay excepciones, cuando hace versiones que, sin caer en la mímesis, Diamanda se vuelve más “agradable”. En realidad, sigue siendo igual de corrosiva, pero esta vez no daña los sentidos corporales, sino el alma. Puede hacerte vomitar o llorar de tristeza. Es la extraña dualidad de una persona que ha vivido con todo a la contra, y que ha sufrido, y sigue sufriendo, los estigmas y prejuicios del mundo del espectáculo. Estudiante de neurobiología en su juventud, prostituta y ocasional consumidora de heroína hace ya, afortunadamente, muchos años, la mujer que lleva tatuado en sus nudillos Todos somos VIH (su hermano murió por la letal enfermedad), es ese tipo de persona que, a pesar de los inconvenientes, no se humilla, no decae y vuelve a resurgir más fuerte aún, coronando el trono de la vanguardia vocal. El genocidio, los problemas mentales o el SIDA son alguno de los temas de sus discos conceptuales. Del pasado al presente y el futuro, enfrentándose a los clichés y obligando a prestar atención al lado deprimente de la existencia. Contrariamente a lo que parece en escena, Diamanda se muestra extrovertida y habladora al otro lado del teléfono. Consigue alcanzar la empatía y el cariño del interlocutor. En sus esfuerzos intentando expresarse en castellano (con mexicanismos), o escuchándote atentamente y preguntándote sobre cualquier cosa, realmente deseosa de saber tu opinión. Y sí, también algo excéntrica y chillona, escupiendo exabruptos en griego, inglés y español, pero terriblemente encantadora.

Tu último disco es “Guilty, Guilty, Guilty”, un disco de versiones. ¿Por qué escogisteis esas canciones, y cómo fue el proceso de grabación?

R- Como bien dices, es un disco de versiones, pero con un tema central, el amor, o más bien el desamor. El eje central es la historia de una mujer que ha tenido muchos problemas con un hombre. El hombre es un pendejo, y ella está muy enojada, y le persigue por la calle con un machete, en busca de venganza. Le hubiera gustado que algunos matones le rompieran las piernas, pero no tiene dinero para contratarlos, ni siquiera para pagar una fianza si va a prisión. También piensa en hacer brujería. En definitiva, en hacer mal a ese hombre. Algunas canciones son de amor puro, y en otras ese amor se ha convertido en enfado. Además ha desaparecido el miedo, y la mujer quiere verle con las piernas rotas, pero no tiene dinero para ir a la cárcel, porque le supondría estar allí diez años y eso no lo puede soportar. Está muy enfadada, quiere matarlo y no encuentra la forma, y además no tiene dinero. Llega a pensar, como te dije, en un tipo de venganza con los ojos, brujería. Es un poco complicado. Así son algunas de las canciones, canciones con mucho enfado, pero otras en cambio son preciosas. He grabado como unas treinta, pero sólo han aparecido unas pocas, cosas de la compañía. Las tuve que registrar en directo, y había que intentar conseguir la mejor toma posible.[…] He tenido problemas con la discográfica, no han invertido el dinero suficiente para hacer la producción que a mí me hubiera gustado, en un estudio. También tengo un problema con la discográfica en España. Sólo están preocupados por el dinero, y no van a mis conciertos ni les importa lo que hago. Sólo les gusta esa mierda de Rock & Roll de grandes estadios, estos jodidos maricones…Debo decir que maricón no es la misma palabra en español que en mexicano, no lo decimos por homosexual, sino de insulto. ¿Cómo se dice en español a alguien que es un irresponsable, que solo está jodiendo…? Nosotros decimos en griego malaka, que significa pajillero.

Bueno, creo que la palabra que se utilizaría para una persona así sería cabrón.

R- ¡Cabrones! Puedes escribirlo en español, porque es algo que quería decir, es la verdad.Estos cabrones ni vienen ni a mis conciertos, y no se preocupan de nada de lo que hago, y eso que tengo muchas entrevistas. Perdona si hablo así en español, es que tengo muchos amigos de México que hablan un poco español y otro poco de otra cosa (Risas). De todas formas, hago un montón de conciertos, y realmente no me importa que no vengan, pero es que si no vienen, no van a vender discos míos, y si eso no sucede, no hay dinero para que yo grabe canciones en el estudio, no hay dinero para nuevos álbumes en estudio. Esa es la puta razón. Por ejemplo, en un festival este otoño en el que he actuado, metí como tres mil personas en dos días, y ellos me dijeron que me daban cincuenta discos para todas las personas porque estaban seguros que no venderías más. […] ¿Comprendes? Sólo importan las ventas. ¡Jodidos cabrones! ¿Qué coño sabrán de mi público? Cincuenta discos… así que tuve que llevar mis propios discos.

Puede ser una buena solución.

R- Sí, pero muy cara. Los tuve que comprar en Londres para llevarlos, pagando en libras. Un negocio bastante malo, porque ya sabes la diferencia que hay entre el dólar y la libra. La libra está mucho más fuerte que el dólar, así que terminas perdiendo dinero. Estoy pensando en comenzar mi propia compañía de discos aquí en América, porque esto es realmente estúpido. El problema es que a la gente le gusta lo que hago, tengo grandes distribuidores en muchos sitios. En Francia, por ejemplo, me apoyan mucho los promotores, anuncian mis conciertos y discos, ese tipo de cosas. No entiendo el problema que hay en España, porque las audiencias son increíbles. Me gusta mucho cantar en España.

Es un público muy apasionado…

R- Sí, ellos comprenden lo que hago, comprendenlo que canto. Entienden mi trabajo. Es una gente muy parecida a la griega. Son diferentes obviamente, pero tienen el mismo corazón, ¿eh?.

Sí es cierto. Las audiencias de aquí son bastante sentimentales, apasionadas, y pueden entender perfectamente el punto trágico de tu música.

R- Sí, son las mismas cosas. Pues los de mi compañía ni siquiera van a mis concierto para ver lo que canto. No saben ni lo que canto.

No me sorprende. A muchas discográficas sólo les preocupan los negocios. No les importan los artistas, sino el dinero que puedan sacar de los artistas. Para ellos el artista es un producto, nada más.

R- Sí, pero el negocio no está tan mal en este caso, no está mal del todo. Algunos de mis últimos discos han vendido unos quinientos discos, y han podido sacar unos diez mil euros, eso no está mal…

Ya, pero no es suficiente para la industria. Sólo quieren vender gente como Britney Spears, y solistas de ese estilo, que les den muchos beneficios.

R- Mi problema no es con Britney Spears. Mi problema es con la compañía. Dadme diez mil dólares para hacer discos. No es un problema con Britney Spears o Whitney Houston o ese tipo de cantantes, es un problema con la compañía de discos. Ellos dicen: ‘Nosotros pensamos que no necesitamos más discos de Diamanda Galás, porque sólo vende cincuenta discos’. Eso no es verdad, así que tendré que hacer yo mis propios discos.

Sí, sería lo más lógico, y lo mejor para ti. ¿No has pensado en el futuro volver a grabar en estudio? Porque tus últimos álbumes son todos grabaciones hechas en conciertos.

R- Sí que me gustaría hacerlo. Lo haré en un futuro probablemente, pero no tengo el dinero ahora mismo, así que seguiré grabando todo en directo, con los temas que considere adecuados y eligiendo la mejor toma. Los sacaré con mi propia compañía de discos, pero probablemente llegue a un acuerdo con mi actual discográfica, pero sólo en Londres, no para el resto del mundo. Haré mis propios discos, los distribuiré independientemente, lo dirigiré yo misma. No quiero más relación con esta mierda, con estos cabrones. Tengo este problema en muchos países, muuuuchos países. En la ciudad de México, por ejemplo, donde tuve una audiencia muy grande, mi público no podía encontrar mis discos. Es estúpido, sobre todo porque en el puesto de merchandising había toda clase de chorradas con mi imagen, como velas, tazas…ese tipo de cosas,pero no había discos. No pudieron encontrar un disco. Fue muy triste, porque realmente entendían mi mierda, gente de buen corazón…

El problema tal vez es que las discográficas no pueden, o no quieren entender lo que tú cantas.

R- Ya, sí…

Para ellos es más fácil obviarlo. Es como con los poetas. En el siglo diecinueve, en Francia, a Baudelaire se le marginó y no tuvo excesiva repercusión. Era el mejor poeta de su generación, el que introdujo la ciudad en la poesía. Paul Verlaine, Arthur Rimbaud, Mallarmé…lo consideraban su maestro. Sin él no hubieran escrito de la manera en que lo hicieron, pero para la sociedad era más sencillo obviarlo porque su poesía les incomodaba, les hacía plantearse sus valores. Ahora es más o menos lo mismo, sólo quieren vender cosas que no hagan que el público se haga preguntas.

R- Te entiendo, pasa lo mismo ahora con César Vallejo, pero al menos mi audiencia lo conoce. Hay mucha gente que se ha vuelto loca de emoción cuando he cantado versos suyos. Y fíjate, Baudelaire ahora es famoso. Cuando canto los de mi compañía ni vienen a verme. Mi público tiene una mejor educación que ellos, y lee más que ellos. Los de las discográficas no leen libros, sólo tienen revistas con imágenes de Madonna. No tengo ningún problema con Madonna, pero es que no tienen libros en su casa, y no pueden imaginar que otras personas, especialmente las personas jóvenes, y también las personas que viajan mucho, los viajeros, se preocupen de otras cosas. La gente de la industria discográfica no se basa más que en predicciones, y sólo les importan tonterías jodidamente aburridas.

Vale, pero piensa una cosa…Los jóvenes que ahora leen a Baudelaire o quien quieras citar, cuando se hagan adultos van a olvidarlo. Es como en los sesenta, en Estados Unidos. Los hippies leían a Blake, a William Burroughs, a escritores beats…autores polémicos, en definitiva. El caso es que esa misma gente que era contracultural, rebelde, iconoclasta, son los que actualmente llevan los negocios, y no hablo sólo del mundo de la música, sino de todo tipo de negocios.

R- Bueno, sólo alguno de ellos, pero no todos. Aunque es cierto que hay personas que tienden a olvidar fácilmente lo que amaban cuando eran jóvenes, quedan otras que siguen llevando ese estilo de vida y viviendo de la misma forma que cuando eran jóvenes. Mi audiencia se compone de público de todas las edades, gente incluso hasta de ochenta años. Lo he notado. Muchas de las personas con las que trabajo me lo han comentado. Tengo fans que son sacerdotes de la iglesia griega, españoles, gitanos, latinos…gente de todo tipo. No podemos generalizar la idea de que todo el mundo olvida, no todo el mundo se vuelve solo interesado por los negocios o el dinero.

En eso tienes razón, pero en el caso de la gente de la industria es así. Le gusta generalizar, les gusta etiquetar su mercado. Esto es para gente joven, esto para mayores…Es como una dictadura.

R- Verdad. Totalmente cierto, la industria discográfica es una dictadura. Por eso, a partir de ahora, quiero llevar un control sobre lo que hago, intentando tratar de tomar la mejor elección posible, así que me voy a lanzar en solitario olvidándome de esta gente que no se compromete con mi trabajo. No son gente normal, sólo se preocupan de hacerpredicciones, incluso me parece que creen en los signos del zodiaco (Risas).leen las revistas y estudian si este mes o el siguiente será mejor para vender discos. ‘Oh, predice mi futuro’….(Pone voz lastimera y se ríe). En cierto modo, después de todo, es divertido. No los necesito, y no me gustan. Cuando han querido cambiar, no han podido, porque son unos cobardes. No es mi problema.

Quieren dinero y subyugar a los artistas no dejándoles expresar libremente sus inquietudes. Prefieren controlarlos como marionetas, obligándoles a un discurso plano, sencillo.

R- Es un problema artístico. Una quiere hacer muchas cosas, y ni llevando gente a los conciertos te dan dinero para hacer discos Mi problema con mi último trabajo es que no había dinero y no lo podía distribuir por mi misma. Me tuve que aliar con ellos, pero pienso cambiar esta situación en el futuro, puedes estar seguro de eso.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

R- Hay muchas cosas preparadas para editar. Tengo muchas canciones en diferentes idiomas; alemán, francés, griego, en turco, en muchas lenguas que voy a editar. En términos artísticos, tengo muchas cosas, cosas de Édith Piaf, un tema dedicado a Marlene Dietrich. Canciones griegas, material en vivo y cosas turcas. Los turcos y los griegos, sobre todo los griegos, tenemos una tradición muy profunda relacionada con el amor, la muerte, el tránsito de la vida. Tenemos miedo siempre, porque somos humanos, nunca sabemos cuando pasará el tren, cuando será el fin de esto. Me enamoro de alguien, y sólo estoy pensando en la muerte. (Risas) Él me pregunta que cuándo voy a estar alegre. ¿Alegría en este momento? ¿Me estás tomándome el pelo? Es imposible para mí pensar en cosas alegres. Estoy segura de que cuando me vea felizva a intentar matarme. Pienso en la fe, la relaciono con la tragedia griega, que me encanta. Las brujas, Artemisa, ese tipo de cosas. Las mujeres que hacen las predicciones sobre tu vida… cuando te ven feliz dicen: ‘Cuidado, con la alegría viene la muerte. Cuidado chica’. Sabes, es mentira, mierda. Me encantaría entender esta mierda. Lo cierto es que tengo miedo cuando estoy alegre, tengo mucho miedo, porque estoy segura que al minuto siguiente mi madre morirá, o mi padre, o tal vez alguien que amo. Ese es el punto de la tragedia griega, no sé cómo será en España. Es el problema que tenemos los griegos, podemos arruinarlo todo porque tenemos un lado oscuro. No es una cosa gótica, eso viene de Alemania. Es otra cultura, ellos querían hacer cosas que no puedo entender. Yo puedo entender las cosas griegas, que son complicadas, pero no es esa mierda de Freud, sino cosas más arcaicas, más viejas.

Para mí tu arte siempre ha tenido la clásica dualidad griega. Ya sabes, fluctúa entre Apolo y Dioniso.

R- Mmm, no sé. Por un lado está Dioniso, pero también algo espartano, soy un poco maniática. En la Grecia antigua existían unas mujeres, en una ciudad cerca de Esparta, que vivían para vengar a los que habían sido asesinados, nacían para matar. Es el problema de esta cultura, es muy militar, pero no en la forma de los gobernantes. Lo primero es la venganza, y después amor. Ambas cosas están muy conectadas. En mi arte tienes la combinación de Dionisio, es algo muy relajante; pero en otro lado la justicia, la personal y la ajena. No es una cosa política como muchas personas piensan, es algo más psicológico, pero no en la forma de Freud. Freud es algo muy reciente para nosotros. Freud, puto alemán… no lo necesitamos (Risas). En las tragedias griegas están todas las respuestas a Freud. Las estudió, así que aprendió todo de ahí.

Se basó en los mitos de las tragedias griegas para elaborar toda su teoría del psicoanálisis.

R- Es muy complicado. Especialmente, por ejemplo, Medea, ¿Está haciendo brujería? ¿Es una persona psicopatológica, o es una mujer obsesionada con la justicia? No sé. Estaba loca. Eso lo puedes ver en toda la tragedia griega. Henry Miller tenía razón, los griegos están de acuerdo con lo que escribió, los sentimientos que expuso. La muerte, el drama de la tragedia griega, afecta a todas y cada una de las acciones de que lleve a cabo una familia. Tienes la combinación de todas estas cosas. Los griegos estamos jodidamente locos. No estoy hablando de mí, sino de los griegos en general. He conocido a muchos y lo he podido comprobar (Risas). No es agradable, no es una locura sana, como la de Dioniso, de beber alcohol y excederte y ser libre. Al contrario, es algo realmente malo. Pero con la músicapodemos relajarnos un poquito, y sentir las emociones de otra manera.

Con esto que me dices, se podría argumentar que en tus canciones cumplen otra característica de la tragedia griega, la catarsis.

R- Sí, tienes razón, aunque es más que eso. La gente me suele preguntar si mi trabajo es una especie de terapia. Para un artista va más allá, debe de ser algo más, porque sino el público terminará aburrido, dejándote de lado y catalogándote de esa manera. Algunos artistas creen que todas las canciones se pueden interpretar de un mismo modo. Te pongo un ejemplo, Björk. Siempre tuve curiosidad por escucharla, y cuando lo hice… me cansa.Siempre es la misma emoción, la misma actitud. No puedo con eso. La tonalidad de la voz, la misma sensación siempre, el mismo punto. No puedo entender este tipo de la música, porque cada canción debe de ser cantada de una forma diferente. Una canción sobre un homicidio debe sonar diferente a una canción sobre amor. Soy un poquito maniática, así que busco sonidos muy distintos. Diferentes espíritus, diferentes temas. Muchas cosas tienen que cambiar en la música. He hecho una canción griega tradicional, una canción que se suele cantar mucho, y es una especie de rezo. Aunque no creas en algo, necesitas cantarla veces, y el canto cambiaba dependiendo si estás esperanzado o no. Es necesario cambiar. Si yo canto una canción, ‘Heaven Have Mercy’ por ejemplo, la debo cantar diferente a ‘O Death’, a ‘Eight Man And Four Woman’. Es necesario cambiar siempre.

Sé que odias a Billie Holiday.

R- Agg… Es fantástica, pero no me interesa mucho…

Pero también quiero hablar de Nina Simone. Tuvo una formación clásica, y pudo haber sido pianista clásica si no la hubieran marginado por el color de piel.

R- También tengo problemas con ella. ¿Quieres saber por qué? Porque la mayoría de los discos los grabó muy colocada, y realmente me suenan muy mal. No soporto la mayoría de sus discos, solo algunos. Cuando estaba centrada hacía cosas buenas, sobre todo al principio, de joven, se notaba que aún no estaba fatigada por la vida. La verdad es que tampoco me gusta su forma de tocar el piano. Algunos momentos está bien, pero otros son terribles, especialmente cuando toca Bach en medio de una canción de Duke Ellington. ¡Dios mío! Qué estupidez, ¿cómo puedes hacer algo así?. Ahora te comento sobre Billie Holiday. Billie Holiday es una cantante a la que respetar, es realmente muy buena, pero tenemos un problema en América. Los promotores marcan un estilo, y te dictan lo que es Jazz bajo su patrón. Ella Fitzgerald es jazz. Solomon Burke es Jazz. Esto es Jazz, aquello es Jazz…Hay muchos artistas jóvenes que se limitan a copiar a cantantes muertas. Cantan exactamente igual, copian en vez de innovar. No es culpa de Billie Holiday, porque ella se creó a sí misma, y me parece bueno su legado, aunque no me interese mucho. Yo tengo una cultura griega, y también turca, y soy una persona influenciada por la música árabe, mexicana… música de todo el mundo. Por eso muchas de mis canciones son combinaciones de diferentes tradiciones. Mezclo música del medio este, country, blues… Muchos sonidos, de distintas partes del mundo, que confluyen en la canción, creando algo experimental. Cuando pienso en mucha gente que canta exactamente como Johnny Cash, por ejemplo, me pregunto por qué, por qué, ¡¡¡¿POR QUÉ?!!!. No tiene sentido. Si quiero escuchar a Cash me compro un disco de él. ¿Quién necesita a otro? Eso me mata.

Sé tú mismo, no una sombra.

R- Eso es, no copies, esa es la idea. En este país tenemos demasiadas personas que copian a cantantes muertos, y lo siento, pero no lo respeto. Respeto cuando hay un estilo propio. Para mi Billie Holiday es Jazz clásico, igual que en la música clásica tienes a Chopin, o Beethoven. La gente respeta su manera de cantar, marcó a todos, es obvio. Yo podría escribir las notas, podría hacer la canción exactamente igual que ella, con los mismos tonos y arreglos, pero, ¿qué sentido tendría? En este momento, el 2009, tenemos muchos medios, como la radios, Youtube, Internet…puedes escuchar todo, y no necesitamos esa clase de copias, especialmente cuando llevas mucho tiempo en este mundo. No es propio de alguien que tenga amplios conocimientos musicales copiar a alguien, es como llevar a una puta a un escenario.

¿Por qué crees que la sociedad intenta anular al que es diferente?

R- El público puede llegar a respetar lo que es diferente, pero no escuchan la música que no suena en la radio, ni siquiera conocen estas músicas alternativas. Tampoco les llega información a través de revistas, ni imaginan que existen estos artistas que hacen un tipo de música diferente, nueva. Si yo no hago conciertos en España, ¿Quién me va aconocer? Porque no tengo publicidad allí, mi compañía no hace nada, no promociona lo que hago. Tenemos grandes escritores en Norteamérica, y cobran cinco mil dólares por un libro, que les lleva escribirlo uno o tres años. Otros escritores cobran un millón de dólares., Son los negocios, las predicciones de las personas que manejan el dinero. Predicen lo que creen será popular y venderá mucho, y lo que no es popular no lo llevan a las radios, porque piensan que van a arruinar a la cadena. Yo quiero vender, no es algo que me tome a broma, porque quiero seguir haciendo música. Las personas que manejan el dinero no ponen determinados discos en las tiendas, a no ser que crean que van a vender muchos. No hacen pósters, ni promoción de algo que no vaya a vender mucho. Hay un puñado de jodidos cabrones manejándolo todo, sin educación de ningún tipo, que no se preocupan por la cultura o los libros. Los conozco, he lidiado con ellos y son idiotas, completamente idiotas. He tenido que luchar contra ellos. Hace poco en una reunión con cinco tipos de una compañía estuve a punto de abrirle la cabeza a uno con una botella de vodka. Querían robar mi música.Pero bueno, esto es el mundo de los negocios, y no es muy agradable. No sólo pasa en la industria discográfica, tengo amigos en la investigación médica, y es la misma mierda. Se pasan el día luchando con las compañías farmacéuticas, porque a veces no les interesa encontrar medicamentos que curarían muchas enfermedades, solo quieren hacer negocios. Ayer fui a un banco, había una mujer rusa. No le querían dar el dinero del cheque porque había un problema con su nombre, una pequeña errata en el nombre. A mi me suele pasarlo mismo porque tengo cuatro nombres, y no es mi problema que el imbécil del banco no sepa hacer bien su trabajo. La mujer rusa de la que te hablo acabó pidiendo su puto dinero, y el hombre del banco se puso realmente violento, la dijo que se largara de malas maneras. Siempre están así en todos los negocios. Aquí tenemos problemas con los bancos, intentan robar dinero de todo el mundo. Hay que se muy cuidadosos.

Lo mismo en España, son hipócritas, y van a por el dinero. Solo hay que observar cómo se están comportando en estos momentos de crisis…

R- Oh, sí. Son mentirosos. Muchas personas te dicen que no es algo personal, sólo son negocios. La mentira no es personal, vale, y el machete tampoco es de mentira, así que cuidado. Algún día que me enfade de verdad, voy a decirle a alguno de esos tipos que le voy a cortar el cuello, porque me habrán llevado al límite. Hey man, no es nada personal, pero bammmm. Esa va a ser la actitud. Vienen tiempos difíciles, tenemos que protegernos, y eso hace que cada día nos volvamos, desgraciadamente, más egoístas. Cada cultura va a querer protegerse a sí misma. La gente está creyendo en el diablo. Cuando tienes tantas culturas invadiéndote el cerebro, la verdad es que crees mucho más en el diablo que en dios, porque no crees en ningún dios que vaya a venir a rescatarte. Uno mira a la montaña, y a veces pensamos que hay dioses ahí arriba, pero no pueden escucharnos. La situación es muy triste. Hay muchas personas enojadas. Cuando sucedió en Estados Unidos el 11S, nadie se sorprendió, ni siquiera los servicios deinteligencia. No quiero decir que Osama Bin Laden sea un santo, es mierda también, pero hacia negocios con George Bush, y con la gente que maneja a George Bush. Por otro lado, la verdad es que tenían buenas razones para odiar a América, y por eso hicieron esa locura. Aunque como siempre, lo pagó la población civil.

Lo peor de todo es que no es una cuestión inherente a Estados Unidos, sucede en todos los países capitalistas. En mayor o menor medida, pero es algo que se repite.

R- Claro, no solo es algo de América. En Israel, Italia, Turquía, España… no soy una americana estúpida que se cree que esto sólo pasa aquí.

Y eso afecta a las personas. Cada día hay más pacientes que sufren problemas psicológicos. En tu disco “Vena Cava”, trataste este tema, el de las enfermedades mentales.

R- Sí, la demencia.

Parece que todo el mundo tiene, o ha tenido, depresiones.

R- Ya…Yo tengo también.

Es algo sobre lo que, obviamente, hay que pensar mucho. ¿Qué explicación le das a los problemas mentales? ¿Es para ti una cuestión química, o hay algo más?

R- Pues creo que es una cosa química, y hereditaria. También influye si vives en una gran ciudad. La soledad te termina afectando. Cuando no tienes amigos que a los que recurrir, amigos que te puedan ayudar. En soledad tienes demasiado tiempo para pensar. Especialmente si eres un pensador individualista. No es que la gente te persiga por ser de otra manera, sino que te ignora, te hace invisible. Eres una persona que existe, pero en cierta medida es como si estuvieras muerta. Estás caminando en la calle y te sientes como una persona muerta. Yo he sentido eso, he vivido eso durante muchos años. He tenido muchas depresiones, por eso lo comprendo. ‘Vena Cava’ es una combinación de una demencia química, real, provocada por el SIDA, y una depresión severa por el rechazo de tu propia familia. Ya sabes, tu familia decide no preocuparse más de ti . Es una enfermedad más, pero ellos lo toman como una blasfemia, un insulto. Es una cuestión de la educación de la familia y la hipocresía de la Iglesia. En el hospital te dicen: ‘tienes esta enfermedad y sabes, que es tu jodida culpa, no te escuchamos ni te vamos a dar calmantes’, o te llaman jodido maricón, en el sentido malo, o te dicen que eres una drogadicta. El sistema hospitalario en América no funciona. Hay centros de ayuda para este tipo de problemas, para integrar a los enfermos, y a veces te toca gente que realmente te quiere ayudar y otras veces no te hacen ni puto caso. Cuando estuve en el hospital con hepatitis C, muchos de los trabajadores ni siquiera entraban en mi habitación, por si les contagiaba. No me traían agua, ni comida, y pensaban que era peligrosa. Estaba tumbada en la cama, no podía pagar una operación, y además casi nadie me ayudaba porque les daba miedo. Esta clase de enfermedad, la combinación de depresión, de miedo, de maltrato, de todo eso trata ‘Vena Cava’. Yo creo que también lo heredé de mis padres. No sé en España, o en Grecia, pero aquí todo el mundo te trata como mierda, te ponenen una cama, te dan antipsicóticos y te tratan como un muerto, y dicen que todo está bien, aunque vean que estás como un muerto, que no puedes apenas moverte.

Es parecido aquí. Hace unos años tuve que ir a un psiquiátrico para visitar a un amigo, y lo recuerdo como el infierno, algo terrible. Casi todos los pacientes parecían zombis.

R- Sí, zombis, exactamente así.

Los doctores los trataban como si fueran simples animales, no como a personas humanas. Era absolutamente terrible.

R- Como animales, te dicen que no te preocupes, es una situación normal para una persona de esos años, y es mierda. Ahorita estoy luchando mucho, cada jodido día, por mis padres. Mi padre tiene noventa y tres años, mi madre ochenta, y la mayoría de los doctores, no todos, pero sí la mayoría, dan soluciones inexistentes, solo dicen que son viejos, y que no es importante. Escucha tío, estás tratando conmigo ahora, entiendo de medicina bastante, así que no me jodas. Me informo mucho por Internet de cosas bioquímicas que estudié cuando era joven, y no me parece bien los tratamientos que les dan. Que les jodan, no quiero matar a mis padres. No quiero que mi padre sea un zombi. Es extremadamente listo, extremadamente inteligente.Me ayuda a traducir letras griegas. Es capaz de hacer de hacer muchas cosas, como todos los viejitos del mundo. Pueden hablar con los jóvenes y enseñarles de la vida. Pero a ellos no les importa, no quieren eso, prefieren anularlos.

Estoy de acuerdo. Antes los sabios eran las personas mayores, y estamos perdiendo ese concepto. Cuando he podido charlar con alguien en su vejez, siempre he aprendido mucho.

R- Claro, te pueden hablar de muchas cosas. En griego la palabra noridso significa conocer. Ignoridso significa no querer saber, ignorarlo. La gente muchas veces recurre a eso, a ignorar. Cuando ignoras alguien, estás dando a entender que no te interesa, que no quieres nada suyo, y eso equivale a matarlo. Hay que darles acceso a la información. Para los ancianos es muy difícil la situación. Lo mejor que puedes hacer es darles un ordenador para que se sientan parte del mundo, que se escriban, que tengan acceso a la información. Por ejemplo, en la generación del genocidio, los supervivientes eran muy viejos, pero se comunicaban y sacaron una información valiosísima acerca del pasado. Tenían un propósito, nadie podía ignorarles. Si tú no les haces caso ya se lo harán otros, y tendrán una razón para vivir. Lamentablemente las cosas no suceden así en la mayoría de ocasiones.

Otro estigma que parece hemos sufrido estos años, es el virus del SIDA y cómo la gente se ha comportado frente a él. Tú hiciste cinco discos sobre el SIDA. Es curiosa la manera en que la gente puede cambiar su opinión de alguien solamente por su estilo de vida. Freddie Mercury, por ejemplo. Cuando los medios y el público se enteraron que murió por el SIDA, le tacharon de pecador. Me parece absurdo.

R- Sí, es verdad, es lo que se demanda. Por ejemplo George Michael. No decía nada de su homosexualidad, imagino que preocupado por sentirse marginado en el negocio, que las mujeres ya no le vieran sexy, y no tuvo el coraje de decirlo. Hubiera sido agradable que no lo hubiéramos sabido por la poli. Jodido cretino, tienes mucho dinero, no pasa nada porque seas gay, no eres un enfermo, ¿de qué tenía miedo?.

Sí, pero es que a nadie le debería importar la sexualidad de nadie, ni deberían juzgarle por la misma. ¿Por qué el público siempre se pregunta sobre estos temas? En los primeros tiempos se te puede considerar unicono erótico, pero si las conductas sexuales no son las que creen adecuadas, algo absurdo, te consideran inmoral.

R- De acuerdo. En el Rock & Roll no importa mucho que seas un pecador, pero en cambio sí que importa si estás enfermo, porque no volverás a ser sexy. Ahora la situación es realmente diferente. Lo jodido es que la gente no se preocupa de lo que se debiera de preocupar. Se creen que las medicinas son la panacea, pero no es la verdad, porque el sida es muy difícil de sobrellevar. Alguna gente lo lleva bien, pero no es lo habitual. Debes tomar varios medicamentos, y utilizar siempre profilácticos. Si quieres tener ocho amantes, es tu problema. No es un asunto que concierna a tu madre, a tu padre, a la iglesia, o a tu mejor amigo. Es tu jodida vida. Lo que debes hacer es protegerte a ti mismo, y proteger a los demás para no contagiarlos, preocuparte de eso. Y si quieres speed, o marihuana, es tu asunto, a nadie le debe de preocupar. Puedes acostarte con veinte personas, y si tienes medicinas antivíricas contigo y usas profilácticos, no infectarás a nadie, pero esto no lo cuentan. Quieren que seas castigado, que te sientas culpable. A las compañías farmacéutica no les interesa encontrar avances, quieren ganar mucho dinero. Experimentan con las prostitutas de muchos países, son las víctimas experimentales con estas drogas ahorita. Yo he tomado estas drogas antivirus, fui un sujeto experimental, y me fueron bien. Estoy muy cabreada por toda esta desinformación. Estigmatizan a la gente que toman drogas, diciendo que morirán de sida, de sobredosis…y son situaciones muy diferentes. Las drogas, los juicios de dios… que cansada estoy de oír todas estas cosas.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta