Acróstico

0
295

Dulce señora de finos y delicados aromas

Imagen eterna del hermoso oscuro

Amor, tristeza y tragedia reflejan tu divino rostro

Mejor inspiración no ha tenido mi mente cansada y mi corazón roído

Admiración de todos los que te siguen tan fervientemente

No hay nada mejor que escuchar esa voz de vino, embriagante y delicioso

Dulce señora, madre de la nueva generación musical, sigue dándome de beber con tu arte

Arte que jamás tendrá fin y ni será pasado

 

Gracia y radiante talento, volcán y sol helénico que ha venido a hablar por nosotros

Amantísimo consuelo y bálsamo de los que sufren,

Limón y sangre lloras al dejar tu voz desgarrada cuando te entregas con tu piano al escenario.

Ansías con todas tus fuerzas que “dejen libre a tu gente” para el mejor equilibrio humano

Sola te levantas a luchar contra el diablo y sus servidores, mi dulce y preciosa flor de jardín griego.

 

Para una mujer excepcional, yo la peor piraña de todas….
Aldo Olvera Alarcón

SIN COMENTARIOS